Somos criaturas de Dios.

Como coronación de todo un año, celebramos la fiesta por la que nuestra Madre la Iglesia, quiere presentar a Jesús como Rey, porque Jesús es verdaderamente Rey, Rey del mundo y de la entera creación.

Por eso no debemos olvidar nunca que somos criaturas de Dios. No debemos creernos autosuficientes, ni señores de nosotros mismos. Porque ese engaño procede de la soberbia y nos hace el peor de los esclavos: esclavos de nosotros mismos, de nuestras miserias.

Si aprendemos a servir por amor encontraremos la verdadera libertad.

Hay en el mundo personas en contra de Jesús y su Iglesia. Y aunque Él es el Rey de todos, no todos lo escuchan, ni le sirven. Incluso hay quien lo ve como una restricción de su libertad.

Y se engañan de lado a lado. Como hemos dicho antes, si servimos a nuestras propias pasiones, nos convertimos en esclavos de nosotros mismos

e incapaces de darnos a los demás. ¡Que pena esto!

¡Dile sí al Señor!, ¡es tu único Rey!, y en esta fecha tan indicada, ya al final del año litúrgico, es importante que hagas balance de tus acciones a lo largo de este periodo, y si todavía no lo haces, trabaja a partir de ahora, para entender tu vida como un servicio; un servicio que vale la pena, por Dios y por los que te rodean.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s